Carta Abierta a los Trabajadores de Chile

Señora Michelle Bachelet: Los derechos de los trabajadores no prescriben.

Señor Jaime Gajardo y directiva nacional del Colegio de Profesores: Los derechos de los trabajadores no se negocian.

Como es costumbre, el hilo se corta por lo más delegado, o se corta por el lado de los trabajadores, el estado de Chile mantiene una deshonrosa deuda con los docentes desde el año 1981 cuando comienza el traspaso forzado de la educación al sector municipal. Los docentes que en ese tiempo se desempeñaban como Trabajadores del Estado, sin derecho a consulta ni opinión fueron sistemáticamente obligados a pasar de una Educación Estatal a la privatización enmascarada que ha significado la municipalización en el país.

En este proceso de traspaso, los Trabajadores de la Educación de todo Chile dejaron de percibir un importante reajuste salarial que apuntaba a recuperar en parte el desmedro económico en las remuneraciones, que se arrastraba desde el golpe de estado a esa fecha (desmedros económicos que continúan, al no ser reconocidos, ni querer devolver los derechos salariales perdidos después del golpe).

Hoy el gremio reclama a “nivel nacional una deuda que supera los 6,5 billones de pesos… y estimaciones preliminares cifran en más de 84.500 los docentes afectados”, de los cuales un par de miles murieron esperando una reparación digna.

“Dada la existencia de las leyes y los decretos que la avalan y el conocimiento público de que dicha obligación no fue pagada en su oportunidad ni en lo sucesivo, meramente por falta de recursos económicos de los municipios que asumieron la responsabilidad de administrar la educación”.

“Que, por tanto, la obligación existe y, como tal, se transforma en un problema de orden moral que el Estado de Chile no puede desconocer, por los antecedentes históricos fidedignos y las consecuencias económicas, previsionales y sociales que la privación de tal derecho produjo a los profesores beneficiarios”.

Bajo este panorama en donde pasan los años y ningún gobierno tiene la dignidad de reparar el daño económico producido y las distintas dirigencias del gremio, que han pasado sin pena ni gloria por la conducción de éste, son incapaces de exigir la reposición de los derechos vulnerados, hoy los docentes nos levantamos de este “largo sueño embrutecedor al que nos sometieron” y exigimos la restitución de todos los derechos perdidos tras el golpe fascista de Pinochet, la derecha y la CIA. Exigimos el pago en su totalidad del bono SAE, otro derecho vulnerado por los continuadores de la dictadura, la concertación y su ejército de dirigentes inescrupulosos y recordamos a las dirigencias del gremio que los derechos de los trabajadores se exigen, no se negocian, ni por cargos, ni por pactos.

La deuda Histórica debe ser cancelada en su totalidad y a la brevedad, los dineros están, y no utilizada como moneda de canje, ni negociada por migajas.

La deuda del Bono SAE debe ser cancelada en su totalidad y asegurarse el pago del año 2009 y 2010, no más negociaciones truchas.

Porque los docentes nos hemos cansado de esperar,

 

Vamos al PARO IDEFINIDO. 

 

Porque el sistema educacional ha colapsado,

 

A Estatizar la Educación 

 

Porque no queremos más que negocien nuestros derechos,

 

A CREAR SINDICALIZACIÖN DOCENTE

 

 

Profesor Michael Humaña Concha

 

Presidente SUTE.

 

Sindicato Unitario de Trabajadores de la Educación.

Valparaíso, 21 de Octubre de 2009.