Ante el aumento del agobio y la sobreexplotación laboral y ante el inminente riesgo que corre la Educación Pública en Valparaíso.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria el Ministerio de Educación ha funcionado en total coherencia con el espíritu neoliberal y mercantil del modelo educacional chileno.

Miles de profesores y asistentes de la Educación a lo largo de Chile y en particular en nuestra comuna de Valparaíso han realizado enormes esfuerzos para mantener la comunicación, la afectividad y contención emocional con sus estudiantes. Son innumerables los esfuerzos por mantener activo los procesos de enseñanza aprendizaje y ante la falta de insumos y la ausencia total de una dirección pedagógica, estos esfuerzos muchas veces se hacen estériles. Y vemos con preocupación como en muchos equipos directivos, vuelve a florecer ese rol patronal y latifundista, que aprovecha la emergencia, para imponer sus absurda teorías de sobreexplotación laboral para aparentar control y manejo de una institución educacional.

Ante este explosivo aumento del agobio y sobreexplotación laboral, hacemos públicas nuestras reflexiones y propuestas para el periodo:

La formación inicial docente, el curriculum nacional y el Estatuto docente, no consideran la educación virtual o a distancia de nuestras y nuestros estudiantes dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, en Chile no existe normativa legal respecto a educación virtual para estudiantes de pre básica, básica ni educación media.

La normativa laboral vigente, Estatuto Docente y Código del Trabajo, con los cuales se están rigiendo las Corporaciones Municipales, DAEM y Colegios particulares Subvencionados, no consideran el Teletrabajo ni docente ni de los equipos complementarios; como duplas sicosociales, PIE o Convivencia Escolar. Ya que la Ley 21.220 de Trabajo a Distancia y Teletrabajo, publicada el 26 de marzo de 2020 es clara en las condiciones contractuales y las condiciones materiales que deben existir. Esto es; la firma de un nuevo contrato o anexo de contrato según la ley de Teletrabajo, además la ley señala que los equipos, las herramientas y los materiales para el trabajo, incluidos los elementos de protección personal, deberán ser proporcionados por el empleador.

El trabajador no podrá ser obligado a utilizar elementos de su propiedad. Igualmente, los costos de operación, funcionamiento, mantenimiento y reparación de equipos serán siempre de cargo del empleador.

Como estos cambios contractuales a la fecha NO han ocurrido, todo el trabajo y esfuerzo realizado por miles de docentes y asistentes de la Educación en todo Chile y en particular en la comuna de Valparaíso, se encuentra fuera de toda norma legal, por tanto, es TRABAJO VOLUNTARIO, que expresa el enorme compromiso y profesionalismo de los miles de docentes y asistentes de la educación de la comuna y del país.

Ante la situación descrita, el Directorio del Sindicato SUTE de Valparaíso presenta a las comunidades escolares porteñas el siguiente plan de emergencia:

El Área de Educación de la Corporación Municipal de Valparaíso deberá:

  1. Aclarar y declarar públicamente que el trabajo de docentes y asistentes de la educación, durante la suspensión de clases producto de la pandemia, es Trabajo Voluntario, reconociendo que el trabajo voluntario es la expresión más noble de la verdadera labor de Educar.
  • Detener toda exigencia administrativa y curricular no acordada y consensuada voluntariamente por las y los trabajadores.
  • Frenar el agobio laboral que ocurre en establecimientos educacionales, que mantienen con horarios de trabajo obligatorio a docentes y asistentes, con sobrecarga de exigencias y de reuniones virtuales, que no se ajustan a la normativa laboral vigente.
  • Suspender el envío excesivo de guías de trabajo y tareas a las y los estudiantes, sobrecarga de material que afecta directamente a sus familias y que en nada contribuye a los procesos de enseñanza aprendizaje.
  • Consensuar con los equipos complementarios (PIE, Convivencia Escolar, Duplas Sicosocial, entre otros), los modos de intervención con las y los estudiantes, lo que no puede significar sobre cargas laborales, como ya ocurre, ni el excesivo uso de recursos propios de las y los trabajadores como videollamadas alumno por alumno, todos los días de la semana.
  • Detener todo tipo de evaluación o intento de retomar clases normales con la modalidad virtual. Es antipedagógico pensar en normalizar procesos, dejando estudiantes marginados por no contar con las condiciones mínimas de conectividad.
  • La educación virtual, sin planificación ni proyecto educativo aumenta las brechas de desigualdad, por tanto, las campañas de donación de dispositivos móviles y computacionales son estériles si no desarrollamos un plan educativo de emergencia que se adapte a las nuevas condiciones e incluya a todos y cada uno de los integrantes de las comunidades educativas.
  • Respetar la desconexión digital, que obliga a las y los equipos directivos a no enviar correos, ni llamadas, ni mensajes de WhatsApp u otros medios digitales por un lapso de 12 horas continuas diarias y respetar los horarios de trabajo (esto incluye fines de semana y festivos). De lo contrario se realizarán las denuncias laborales que correspondan.

No se puede concebir la Educación a distancia o Virtual, ante la ausencia total de un curriculum diseñado para esta circunstancia, tampoco es pedagógicamente recomendable, permitir que el proceso de enseñanza-aprendizaje de las niñas, niños y adolescentes de Valparaíso dependa exclusivamente de las voluntades individuales de las y los miles de trabajadores de la educación de la comuna, por tanto, proponemos:

  1. Crear un Proyecto Educativo Comunal de Emergencia; ante la ausencia de un proyecto educativo comunal creado con anterioridad y dadas las dificultades que presenta la educación virtual, proponemos que el Área de Educación de la CORMUVAL convoque a la brevedad a la constitución de una Mesa de Trabajo Comunal, que integre a todas las áreas de la educación, que considere a todas las organizaciones vivas de la comuna que se relacionan con la educación para el desarrollo de unplan de emergencia, que permita la participación de todas y todos los interesados en aportar sus conocimientos y aunar criterios comunales que sean las directrices pedagógicas que permitan sortear este periodo de emergencia.
  • Diseño de una estrategia comunal de priorización curricular, según centros de interés y en base a metodología de proyectos, que integre a las familias y la comunidad como un actor fundamental en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • Considerar en este plan comunal la integración de las y los estudiantes de los centros penitenciarios y de educación de adultos de la comuna.
  • Resignificar la Escuela en época de emergencia, poniendo todas las capacidades intelectuales, profesionales y de servicio a disposición de resolver las necesidades sociales de nuestros territorios. No podemos pensar en educar, mientras nuestros estudiantes y sus familias pasan hambre producto de la cesantía y la crisis del sistema capitalista, que nuevamente pone sobre los hombros de las y los trabajadores el peso de esta crisis.
  • Las Escuelas deben ser el centro social y comunitario de cada territorio. Cada Escuela y Liceo debe coordinar con los Centros de Salud y las Organizaciones Territoriales y Vecinales la ayuda y apoyo que se necesita, ya que son las y los profes jefes, las duplas sicosociales y los distintos equipos que operan en la Escuela, los que conocen al detalle las necesidades de las familias de cada comunidad. La infraestructura de la Escuela debe estar abierta a la Solidaridad y la Organización Comunitaria.

Finalmente debemos expresar nuestra preocupación ante el proceso de traspaso de las Escuelas y Liceos al nuevo Servicio Local de Educación de Valparaíso, ya que no tenemos las garantías que en este proceso no se cerrarán Escuelas, ni se fusionarán cursos, además de los temidos despidos masivos de trabajadores y trabajadoras.

Para avanzar con certezas y con un claro interés en la Defensa de la Educación Pública, es que nos ponemos a disposición de constituir una Mesa por la Defensa de la Educación Pública, que incluya a todas las organizaciones de trabajadoras y trabajadores de la educación, a la Corporación Municipal y la Alcaldía de Valparaíso, que nos permita enfrentar en conjunto el próximo proceso de traspaso, evitar cualquier intento de cierre de Escuelas y Liceos y exigir al Estado el financiamiento para el pago de todas las deudas, que por décadas se les adeudan a cientos de trabajadores y trabajadoras dependientes de la CORMUVAL. Por un traspaso sin deudas y por la Defensa de todas las escuelas públicas de Valparaíso, hoy más que nunca es necesaria la unidad en la acción.

Porque nuestro compromiso es con las y los trabajadores, con la Educación Pública y con Valparaíso.

Hasta que la Dignidad se Haga Costumbre!

Directorio Sindicato SUTE de Valparaíso.